Get the Flash Player to see this rotator.
 
Los investigadores actuales:
¿Los precedentes?
 
 
 
Mails Ifea
 
RSS RSS
 
 
Sede Administrativa
Avenida Arequipa 4500
Lima 18 - PERÚ
[Casilla 18-1217, Lima 18]
Teléfono 511 447-6070
Fax: 511 445-7650
secretariat@ifea.org.pe

 
Biblioteca
Avenida Arequipa 4595- 2º Piso
Lima 18 - PERÚ
Teléfono 511 243-6090
biblioteca@ifea.org.pe
 
 
Imagen en reemplazo de flash
Lógicas territoriales y sociales resultantes de la metropolización
Responsable: Alice Beuf

El proceso de metropolización, es decir la concentración de funciones de alto nivel, de riqueza y poder al interior y alrededor de las más grandes ciudades – las metrópolis – se da en el área andina bajo diversas formas que este programa de investigación tiene como objetivo indagar. La metropolización no sólo se entiende como el crecimiento de las ciudades. Se trata de un proceso relacionado con las mutaciones del sistema económico internacional (la globalización) y los cambios sociales contemporáneos. La metropolización tiende a integrar al área de funcionamiento de las grandes aglomeraciones ciudades medias y pequeñas, pueblos, coronas suburbanas cada vez más lejanas, lo que conduce a la formación de complejas áreas metropolitanas y, dependiendo de la escala del fenómeno, de verdaderas regiones urbanas, como es el caso de la región de Lima-Callao o de Bogotá- Sabana. Las nuevas organizaciones territoriales marcadas por el fenómeno de expansión urbana producen nuevos tipos formas urbanas y de lugares, más o menos genéricos o específicos según las ciudades: policentralidades, sectorización, distritos centrales de negocios, ciudades nuevas, plataformas logísticas y multimodales, etc. Franjas rurales pobladas por habitantes con modos de vida urbanos y ya no campesinos son integradas también a la dinámica metropolitana. Es a la escala de estos territorios vastos, que se construyen hoy en día las movilidades y prácticas espaciales de los ciudadanos. El proceso de metropolización impulsa igualmente la recomposición de las divisiones sociales de los espacios urbanos, de las pautas de segregación socio- espacial e introduce nuevas modalidades sociales y espaciales de exclusión, al mismo tiempo que se profundizan las desigualdades sociales dentro de las áreas urbanas.

La metropolización lleva los gobiernos locales a inventar nuevas formas de planeación y gestión urbana. Se difunde la planeación estratégica que retoma las herramientas de la gestión empresarial para la gestión urbana e impulsa la realización de grandes proyectos urbanos que buscan fortalecer la competitividad urbana y atraer inversiones. Estos proyectos llevan a la reestructuración de las áreas metropolitanas y afectan tanto las periferias, los nodos logísticos y de movilidad como las partes centrales (proceso de renovación y valorización de los barrios populares tradicionales conocido como gentrificación). Así mismo, se profundiza la privatización de los espacios urbanos y de su gestión. Otro reto es la construcción de nuevas formas de institucionalidad para gestionar las problemáticas que surgen a la escala de las áreas metropolitanas conformadas por una multiplicidad de municipios o distritos. Se definen así nuevas relaciones de poder entre gobernantes y gobernados, a las que muchos autores se refieren al utilizar el concepto de gobernanza urbana.

La metropolización es un proceso que afecta de manera más intensa las ciudades del Norte. En la literatura geográfica se utiliza mucho el término megápolis (que no se debe confundir con el concepto de megápolis forjado por Jean Gottman) para nombrar las grandes ciudades de los países del Sur: se designa así ciudades muy pobladas, pero no ciudades con actividades de alto nivel como es el caso de las metrópolis, estas ultimas pueden ser menos pobladas pero con más poder de mando y de creación de riqueza. Sin embargo, en este programa de investigación se trata de investigar las modalidades de la metropolización y las formas de las metrópolis especificas al área andino. En un contexto urbano andino altamente desigual, las dimensiones sociales y territoriales son privilegiadas.

De la marginalidad a la centralidad: Organizaciones espaciales de las periferias populares en Bogotá

Alice Beuf Pensionnaire IFEA Colombia

A partir de la década de los 1990, el ordenamiento territorial colombiano ha incorporado el paradigma de la planeación estratégica. Este proceso pone en competencia las ciudades a nivel regional y mundial. Por lo tanto, se está transformando la acción pública local y para los gobiernos locales, se ha vuelto un imperativo desarrollar políticas a nombre de la competitividad y de su corolario en el campo social, la equidad. En su Plan de Ordenamiento Territorial, la ciudad de Bogotá define así un modelo de ciudad basado sobre una red de centralidades urbanas para "lograr un mejor equilibrio del territorio". Se trata de disminuir la dependencia de las periferias al centro metropolitano gracias a la consolidación de centralidades urbanas que constituyen una pieza clave para garantizar el ejercicio efectivo del derecho a la ciudad en todo el territorio metropolitano.

Pero, las dinámicas territoriales reales no corresponden a los discursos de los planificadores. Si bien lugares con atributos de centralidad surgieron en las periferias bogotanas, éstos se están consolidando por fuera de la planeación urbana. Una amplia gama de actividades económicas, informales y formales, comerciales y de servicios pero también de producción (confección), se ha desarrollado desde finales de 1990, tanto dentro de los barrios de origen informal como en sus límites, en los frentes de urbanización formal. Incluso está presente en estos espacios de clase social media baja y baja actividades que podrían ser llamadas "globalizadas", con la llegada de empresas multinacionales, como Carrefour que opera en barrios cuyos habitantes apenas presentan solvencia económica (caso de Tintalito). Estas nuevas actividades, asociadas a cambios sociales importantes, inducen procesos de reestructuración territorial y de diferenciación espacial al interior de las periferias populares. Por lo tanto, se trata de describir las organizaciones espaciales, explicar sus modalidades de producción, analizar cómo son re-apropiadas por los ciudadanos y cuestionar las formas de gestión de las autoridades de acuerdo con el modelo de ciudad. Este programa de investigación busca entender la complejidad de las periferias tradicionalmente consideradas como populares, pero en procesos de transformación social y territorial alrededor de nuevos lugares de centralidad, y en particular los cambios en los modos de integración (o exclusión) a la ciudad.

La infancia nómada en las metrópolis andinas contemporáneas

Robin Cavagnoud Pensionnaire IFEA Bolivia

La metropolización de América latina desde mediados del siglo XX no conoce equivalente ni en otra parte del mundo, ni en la historia. Los países andinos no se han quedado al margen de esta tendencia y participan plenamente en este proceso: su capital y grandes ciudades respectivas han visto su población multiplicada por 4 a 6 en el transcurso de los últimos 50 años (Lima, La Paz, Bogotá, Quito, etc.). A través de esta evolución demográfica caracterizada por un balanceo de lo rural a lo urbano, la calle se ha convertido en una referencia simbólica y un espacio central en la socialización de los niños en detrimento del espacio agrícola tradicionalmente asociado con las actividades cotidianas de los más jóvenes con sus padres en los campos andinos.

En este contexto de urbanización de la cuestión de la infancia en los países andinos, el presente tema de investigación se enfoca en los niños de la calle en las ciudades de La Paz y El Alto y, en particular, en el concepto de "infancia nómada" en el espacio metropolitano. La situación cotidiana de los niños y adolescentes que viven en las calles se caracteriza por une serie de regularidades como la ruptura de los vínculos familiares, la ausencia de la escuela, el modo de vida en grupo, las estrategias de búsqueda de dinero para la compra de comida (por el trabajo informal, la mendicidad o el robo) así como el consumo ritualizado de alcohol y de drogas. Por otro lado, una lectura "biográfica" del fenómeno, basada en la historia de vida de los niños, revela un tipo de nomadismo entre diversos espacios de socialización como la familia, el grupo de convivencia, la calle, el trabajo, los centros de "reintegración", las organizaciones no gubernamentales, la Iglesia e incluso la policía. En esta perspectiva, la trayectoria social de los niños está marcada por una frecuencia de eventos que trastornan el curso de su vida cotidiana y que los llevan a cambiar de entornos y buscar nuevos soportes para asegurar su supervivencia.

La territorialización de los riesgos urbanos en Bogotá. Formas, procesos, implicaciones.

Rebotier Julien Investigador del CNRS asociado al IFEA.

Dados los discursos relacionados con el cambio ambiental a escala global, tomar en cuenta los riesgos en vista a la « adaptación » constituye para muchos un paso ineludible e incuestionable de las iniciativas públicas y privadas. Sin embargo, ya se encuentran numerosos investigadores en ciencias sociales quienes plantean el riesgo y el ambiente como construcciones sociales, materiales e intangibles, que son tanto el producto de un contexto socio-ecológico (función de las modalidades de poblamiento o de la organización social) como un determinante de aquel contexto (a través del tipo de uso de suelo o de su valor, del ordenamiento de una vertiente, del estigma que se le confiere a un territorio y a los que viven ahí). El enfoque de la dimensión territorial de los riesgos tiene como objetivo articular los riesgos y su construcción con los aspectos políticos, espaciales e históricos que los caracterizan. Apunta a desnaturalizar fenómenos (riesgos) cuya aparente evidencia entorpece el credo de la geografía que consiste en asesar las interacciones sociedad – naturaleza, y particularmente las condiciones (biofísicas, pero también sociales, económicas, culturales o políticas) que dan lugar a dichas interacciones.

La politización y la contextualización de los territorios de riesgos en Bogotá permiten plantear problemas de justicia, de gobernanza y de democracia alrededor de una « naturaleza humanizada » en un contexto urbano de profundas desigualdades, atravesado por tensiones y conflictos, y ampliamente expuesto a diferentes amenazas naturales. Se buscará desarrollar una geografía social y política de riesgos y del ambiente en Bogotá en base a territorializaciones de riesgos que traducen disparidades metropolitanas tanto como las desencadenan.

Les conflits socio-environnementaux générés par les inégalités d'accès aux ressources naturelles et aux services urbains

Franck Poupeau Investigador del CNRS asociado al IFEA.

Desde hace algunos años, los especialistas de las políticas urbanas tanto como los decisores políticos de todas las tendencias (y de todos los países) ponen el énfasis en la "metropolización" que afecta a las grandes ciudades bajo influencia de la globalización. Mientras que una metrópoli agrupa actividades productivas, control de los intercambios, funciones de regulación y de dominación política, se supone que la metropolización designa un incremento del poder de mando de una ciudad grande sobre un territorio ampliado, una concentración de las actividades económicas y sociales y una apertura a los flujos mundiales de comercio y de comunicación.

Cuando en su plan de desarrollo urbano la alcaldía de La Paz, sede del gobierno de la República de Bolivia, enfatiza en las transformaciones locales y los proyectos por desarrollar, se está invocando a la metropolización como base de un "desarrollo armónico entre el municipio de La Paz y los 'hermanos municipios' del área metropolitana, con la finalidad de restablecer el equilibrio geopolítico nacional, de redinamizar el desarrollo económico y productivo del departamento de La Paz y de establecer un polo de gravitación sobre el Pacífico ". El corolario de esta apertura nacional e internacional radica en el apoyo a los "trabajos estratégicos" de transformación del territorio municipal, trátese de facilitar el transporte, de mejorar las condiciones de vida o de fortalecer a las empresas municipales de agua y de gas. Es así como el espacio urbano de La Paz se encuentra sembrado de obras, acá para abrir una nueva vía hacia las alcaldías vecinas, allá para renovar la red de distribución de agua, o más allá para intentar delimitar un área verde, arrinconada entre un nuevo distribuidor y una urbanización en construcción.

El proceso de metropolización, percibido en su vínculo con la economía nacional o globalizada, puede también estar asociado a la producción de formas de segregación socioespacial que generan tensiones de diversa naturaleza, particularmente en las zonas limítrofes. La Paz constituye un caso ejemplar de ello: conflictos entre administraciones municipales, la mayor parte de las veces a raíz de problemas de límites territoriales entre La Paz y los municipios vecinos, que le reprochan su política "hegemónica" en los planos territorial y económico; conflictos entre residentes de esas zonas de frontera, divididos entre el deseo de unirse al municipio "central" de La Paz, para beneficiarse con sus servicios urbanos, y el de quedarse en el municipio de origen, menos equipado pero también menos caro en términos de impuestos locales y de impuestos a los bienes raíces. Esas tensiones sociales son más vivas en la medida en que los municipios aparecen como desiguales, y que la ciudad "central" concentra todas las formas de capitales económicos, culturales y sociales, que puede movilizar para sus proyectos de ordenamiento territorial y de expansión.

Sin embargo, las formas de segregación socioespacial no corresponden a las delimitaciones administrativas, y el propio espacio urbano de La Paz resulta siendo muy desigual. A pesar de todo, son las zonas de frontera con los otros municipios, en la periferia de la aglomeración central, que concentran los indicadores de subequipamiento en servicios urbanos, de menor acceso a la salud y a la educación, de hábitat más elemental y de actividad económica más precaria. Esas zonas periféricas y limítrofes entre municipios son capaces de revelar las lógicas en acción en el proceso de metropolización.

Tomaremos como hilo rector del análisis las desigualdades de acceso al servicio de distribución de agua y saneamiento, que constituyen un indicador de las relaciones de desigualdad social, debido a los elevados costos de equipamiento, a la calidad mediocre del servicio en las zonas más pobres o a los riesgos ambientales. Las dificultades de acceso a la red de los barrios periféricos en expansión de la aglomeración permitirán circunscribir no solamente los conflictos generados por la metropolización en proceso, sino también volver al análisis de los indicadores de pobreza utilizados por las políticas de equipamiento urbano.

 
 
Contrapartes Institucionales 
 
 
 
 
 
Web desarrollada para IFEA
© Derechos reservados